Retroceder   Solforo >
Deportes
> Champions League
Username
Password



Respuesta
 
Herramientas Desplegado
Antiguo 03/11/2020 a las 12:26 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #1
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 114.462
Gracias: 1.127
Agradecido/a 920 veces en 901 mensajes.
Poder de Credibilidad: 2420
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Barcelona 2 - Dynamo Kiev 1




Ter Stegen socorre al Barcelona

FRANCISCO CABEZAS
Barcelona
Jueves, 5 noviembre 2020 - 10:29

El equipo de Koeman, muy pobre y aliviado por su portero, aclara su clasificación frente a un Dinamo en el que su guardameta también se vistió de héroe




Koeman: "Tenemos que mejorar en el juego sin balón" EL MUNDO (Vídeo)
Narración. Así vivimos el partido

Los porteros siempre están solos. De acuerdo, a su alrededor corretean futbolistas que les resguardan, también que les oprimen. Pero ellos siguen aislados en su área. En su mundo. El error supone la condena. El acierto, en cambio, no es más que un ejercicio rutinario.

Parar forma parte de su vida. Ese habitual desprecio por el oficio de guardameta niega demasiadas veces su especial relevancia en un deporte en el que los goleadores son los que acaparan la atención, los premios y el babeo. Un guardameta de prestigio, Ter Stegen, y otro anónimo, un adolescente ucraniano en su segundo partido como profesional, Neshcheret, glorificaron su oficio.

Para descifrar el triunfo del Barcelona frente al Dinamo de Kiev habría que detenerse en Ter Stegen.

Más allá de que la victoria de los azulgrana se diera por descontada ante un rival tan minimizado por las ausencias, el portero asomó en cuatro acciones capitales. A contrapié y con Buyalskiy pensando que su testarazo supondría el momentáneo empate, el brazo izquierdo de Ter Stegen fue una viga.

Su pie, una estaca frente a Supryaha. Y su pecho, un muro ante Tsygankov, atormentado una segunda vez por la manopla. Pero no una tercera, porque ni siquiera los mejores son infalibles. Volvió el alemán tras once semanas lesionado, devolvió a Neto a un banquillo ya con rejas, y socorrió a un Barça tan desconcertante como frustrado por su mala cara. No parece poco.

De acuerdo. Ronald Koeman logró el primero de los objetivos, atrapar el pleno de victorias en la Champions que aclara su clasificación para los octavos de final del torneo.

Pero ni mucho menos el segundo, mostrar algo de consistencia. El inconcebible apagón del Barcelona después de un primer cuarto de hora en el que marcó un gol -Messi otra vez de penalti-, y remató hasta ocho veces amontona lecturas.

Al desengaño propio de quien suma ocasiones sin acierto alguno -no hubo rastro de Griezmann después de fallar a puerta vacía- se unieron las ya habituales deficiencias del equipo en el ataque estático.

Si el rival se recoge las costuras son tantas que uno parece un guiñapo. Sólo Ansu Fati, asistente a Piqué en el gol que sentenciaba la noche, parecía capacitado para asumir acciones de desborde. A Pedri se le vio esta vez desubicado, sin saber si debía quedarse en el centro o dejar espacio a Messi. El argentino deambuló. No está a gusto.

También fue evidente el deficiente rendimiento de Frenkie de Jong como central. Pretende Koeman que su compatriota desarrolle su potencial desde atrás, con todo el campo por delante. Pero De Jong no tiene capacidad alguna de corrección. Por su zona los ucranianos bailaron cuanto les vino en gana.

En este fútbol tan moderno que todo se lo lleva siempre se agradece que tipos de otro tiempo como Mircea Lucescu continúen en primera línea. Sirva su presencia en el banquillo del Camp Nou para evidenciar que la veteranía (75 años) no necesariamente debe enlazarse con trajes apolillados y libretos retrógrados.

Dirige Lucescu -o Furbescu, como así le bautizaron en Italia por su astucia- a un buen puñado de aquellos jóvenes ucranianos que ganaron el último Mundial sub-20. Chicos que debieron hartarse a escuchar viejas historias del general Valery Lobanovsky, o también de héroes más cercanos como Andriy Shevchenko, en las desvencijadas literas de la ciudad deportiva del Dinamo de Kiev.

Pero bastante tuvo Lucescu con poder formar con un once competitivo al llegar a Barcelona con 13 bajas, nueve de ellas provocadas por el coronavirus.

Los dos mediocentros titulares faltaban, echándose especialmente de menos ese talento de medias caídas y alta mirada llamado Shaparenko. Aunque donde más debía notarse el estropicio era en la portería. Ausentes los dos metas del primer equipo, quien tuvo que situarse bajo palos fue Neshcheret, de 18 años. Aunque su edad no podía desentonar ante los dos centrales encargados de resguardarle, Zabarnyi (18) y Popov (21).

Y Neshcheret, que debía estar viendo desde el otro lado del océano las intervenciones de Ter Stegen, se dispuso a vivir la noche de su vida. Fueron 12 sus paradas, ocho de ellas en el interior del área. Y su gesto nunca cambió. Era su deber. Su cometido.

Koeman, viendo que su equipo mostraba la peor imagen de la temporada, asumiendo que tenía que rescatar a Lenglet e incluso dar una oportunidad a Aleñá, hasta ahora olvidado, no pudo más que volver a desesperarse. Y presenciar esos últimos minutos agónicos frente a un Dinamo que husmeó el empate hasta el final.

Ter Stegen trajo algo de paz. Aunque nunca un portero debería ser la única respuesta. Bastante tiene.



Mi Firma

G R A Z I A

Última edición por Grazia; 05/11/2020 a las 13:10
Grazia está desconectado   Responder Citando
Subir


Antiguo 05/11/2020 a las 13:13 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #2
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 114.462
Gracias: 1.127
Agradecido/a 920 veces en 901 mensajes.
Poder de Credibilidad: 2420
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Respuesta: Barcelona 2 - Dynamo Kiev 1




Me puse a verlo pero vi algo que a mi me pareció muy raro y fue cómo se echó Messi sobre los dos jugadores dentro del área como si se tirase a una piscina... y me sorprendió que dieran penalti rápidamente... y ya lo metió y en un rato me quedé dormida del aburrimiento... cuando me desperté había una película porque en casa me dijeron que ya habían metido dos y que habían cambiado de canal... luego tampoco vi las tertulias... así que después de eso que ví se me quitaron las ganas.... si eso lo hace el Madrid menuda polémica.



Mi Firma

G R A Z I A
Grazia está desconectado   Responder Citando
Subir


Antiguo 05/11/2020 a las 13:20 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #3
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 114.462
Gracias: 1.127
Agradecido/a 920 veces en 901 mensajes.
Poder de Credibilidad: 2420
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Respuesta: Barcelona 2 - Dynamo Kiev 1




Ter Stegen para la crisis

El Barcelona venció 2-1 al Dinamo de Kiev en el partido correspondiente a la jornada 3 de la fase de grupos de la Champions League.

Los azulgranas lideran el grupo en solitario y con pleno de victorias




Barcelona
ALBERTO SARMIENTO
04/11/2020 22:48

El Barcelona se llevó la victoria por 2-1 frente al Dinamo de Kiev en un partido en el que los culés desaprovecharon infinidad de ocasiones pero que, sobre todo, destacó un nombre: Marc André Ter Stegen.

El guardameta alemán regresaba tras varios meses en el dique seco y se erigió como el gran salvador y protagonista del triunfo. Leo Messi y Gerard Piqué hicieron los tantos azulgranas.

Ronald Koeman, una vez más, movía poco la alineación. El holandés prácticamente ha encontrado un once y parece que no sale de ahí, aunque también hubo variaciones.

Las más llamativas, el regreso de Ter Stegen a la portería culé y la posición de Frenkie de Jong, que ejerció de central. La pareja del ex del Ajax fue Piqué, que tuvieron a Dest y Jordi Alba en los carriles. Pjanic y Busquets actuaron como mediocentros y Pedri aparecía en la mediapunta. Messi y Ansu Fati estaban en los extremos y Griezmann partía como futbolista más adelantado del Barcelona.

Casi sin que los aficionados culés se hubiesen sentado delante del televisor con un aperitivo, el Barcelona ya ganaba 1-0.

El tanto llegó desde el punto de penalti después de que Popov derribase a Messi cuando el ’10’ trató de llevárselo con una picadita sutil.

El argentino asumió la responsabilidad y ejecutó a la perfección la pena máxima para hacer el primero del Barça. Otro gol más de Leo esta temporada, y otro más de penalti. Parece que al rosarino se le ha olvidado marcar goles desde un sitio que no sea el punto de cal.

Sin que la hinchada azulgrana hubiera terminado de celebrar el gol de Messi, la entidad culé estuvo a punto de hacer el segundo. Primero, Pedri estrelló el balón en el larguero, el cuero botó sobre la línea y no sonó en el reloj del colegiado, por lo que no había traspasado por completo la raya.

Instantes después, Antoine Griezmann, mandó fuera un disparo que realizó desde una posición cómoda, sin portero y sin oposición. Un error incomprensible que es un claro reflejo de la trayectoria del de Macon en el Barcelona. Se ponía el partido para golear y hacer olvidar esas preocupaciones de Koeman respecto a la falta de puntería de cara a portería.


Atascados con el gol

El Barcelona, como ante el Alavés, llegaba y llegaba, pero le pasaba como al lobo con el tercer cerdito, que soplaba y soplaba y no derribaba la puerta. La conexión Messi-Ansu Fati ya es una realidad y el único que fue capaz de pararla fue Neshcheret, tercer portero del Dinamo de Kiev.

El joven arquero comenzó a lucirse en cada ataque de los culés y podrá irse a su casa orgulloso de las manos pletóricas que metió ante disparos de Pedri y Ansu Fati, que ya cantaban casi el gol antes de ver al portero rival negándoles el gol.

Cuando no era Neshcheret, los balones se perdían por línea de fondo.

Messi, Griezmann o Pedri probaron fortuna, pero sus disparos no cogían portería. Mientras, Koeman con cara de pocos amigos en el banquillo. El problema de la falta de gol es real y ni en un partido asequible, ante un equipo que llegó con 13 fichas profesionales a la Ciudad Condal, conseguían estar acertados de cara a puerta.

Y el cabreo del técnico holandés pudo haber sido mayor si el Dinamo no se hubiera topado con Ter Stegen. El alemán volvía al once tras meses de lesión y volvía a demostrar que es de los mejores del mundo. Primero, cortando un centro con el pie y minutos después con un paradón tras un remate de Buyalskiy cuando el portero tenía poca visibilidad, demostrando grandes reflejos.

Con el 1-0 se fueron los jugadores a vestuarios y a la vuelta el Dinamo de Kiev buscó sorprender al Barcelona. Ni un minuto tras la reanudación se había cumplido cuando Tsygankov se plantó solo ante Ter Stegen y el guardameta germano salió a la perfección para despejar a saque de esquina el disparo del capitán del cuadro ucraniano.

De córner marcó el Dinamo, obra de Kedziora, pero el centro había salido por línea de fondo, por lo que fue anulado. Pasados unos minutos volvió a aparecer el ex del Mönchengladbach para meter un pie providencial a Supriaha, que había ganado la espalda a De Jong como Fernando Torres se la ganó a Lahm en 2008. ¡Cómo ha vuelto Ter Stegen!


Ter Stegen vuelve a lo grande

El Dinamo había sorprendido al Barcelona y los de Ronald Koeman se vieron obligados a reaccionar. Si Ter Stegen se salía en un área, Neshcheret lo hacía en el otro. Palomita espectacular para evitar que una falta de Messi se colase por la escuadra y posteriormente repeler un remate de cabeza a bocajarro de Sergi Roberto, que había entrado, junto a Dembélé, por Pjanic y Griezmann.

Sólo uno de los porteros llevaba capa y ese era Marc André. Ya nada pudo hacer Neshcheret ante el remate de Gerard Piqué tras un centro medido de Ansu Fati. Se desquitaba el Barça por todas las ocasiones falladas y por las que se salvaron durante el primer tramo del segundo tiempo.

Con el 2-0 volvió a tener otra ocasión clara el combinado visitante, pero ahí estaba, una vez más, Marc André Ter Stegen. Mano a mano que disfruta Tsygankov, que coge dormida a la zaga culé y, de nuevo, paradón del guardameta alemán, que iba camino de llevarse el MVP del partido sin ningún tipo de dudas.

A la siguiente venció el capitán del Dinamo, que recogió un balón muerto que dejó el alemán, tras otro paradón todo hay que decirlo, y mandarlo al fondo de la red para poner contra las cuerdas al conjunto azulgrana, que de haber podido golear en la primera parte sólo ganaba por diferencia de un tanto a falta de diez minutos.

Koeman movió el banquillo y quitó a Busquets y Ansu Fati para darle entrada a Lenglet y Trincao. El Dinamo estaba revolucionado en la búsqueda del empate y entre tanto desorden tuvo que volver a aparecer el guardameta del cuadro croata para mantener vivos a los suyos. Otra palomita, esta vez ante un tiro potente de Dembélé. Comenzaba a sufrir el combinado culé y el técnico holandés agotó los cambios al dar entrada a Aleñá por Pedri.

Achuchaban los ucranianos, pero ni los tres minutos de descuento fueron suficientes para que lograsen poner las tablas, permitiendo así que el Barcelona continue contando sus partidos en Champions League por victorias.



Mi Firma

G R A Z I A
Grazia está desconectado   Responder Citando
Subir


Respuesta

Herramientas
Desplegado

Permisos para publicar mensajes
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los BB code están Activado
Los Emoticones están Activado
El código [IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al foro


La franja horaria es GMT +2. Ahora son las 02:35.


Powered por vBulletin™ Version 3.8.4
Copyright © 2020 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
Traducido por vBsoporte - vBulletin en español
Style "Blue-sun" By: elduque para Solforo