Scroll To Top Scroll To Center Scroll To Bottom ALSASUA. 2 Guardias Civiles fuera d servicio con sus parejas brutalmente agredidos. Juicio. Noticias - Página 4 - Solforo

Retroceder   Solforo >
El Mundo
> Noticias
Username
Password



Respuesta
 
Herramientas Desplegado
Antiguo 17/04/2018 a las 14:13 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #31
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 92.447
Gracias: 1.034
Agradecido/a 772 veces en 756 mensajes.
Poder de Credibilidad: 1951
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Respuesta: ALSASUA. 2 Guardias Civiles fuera d servicio con sus parejas brutalmente agredidos. Juici




EL PAÍS

LA CONVIVENCIA TRAS EL FIN DE ETA

El teniente agredido de Alsasua: “Temí por mi vida, nadie nos ayudó”

El mando de la Guardia Civil reconoce a cuatro de los jóvenes acusados como autores de la paliza



Fernando J. Pérez
Madrid 17 ABR 2018 - 12:59 CEST



El teniente de la Guardia Civil que sufrió una agresión multitudinaria en Alsasua (Navarra) el 15 de octubre de 2016 junto con un compañero suyo y las parejas de ambos ha reconocido este martes “sin ningún género de duda” a cuatro de los ocho acusados en el juicio como los autores materiales de la paliza, en la que sufrió la fractura de un tobillo.

El mando del instituto armado ha manifestado que en la agresión, ocurrida de madrugada en el bar Koxka de la localidad, participaron decenas de personas, que nadie les ayudó y que llegó a temer por su vida.

“Estoy seguro de que sabían que era guardia civil, mi profesión la conocían perfectamente”, ha señalado el agente, a preguntas del fiscal José Perals, que reclama para los acusados penas que oscilan entre los 12 y los 62 años de cárcel por supuestos delitos de lesiones y amenazas con carácter terrorista por el ataque.

Todos los acusados negaron el lunes, en la primera jornada del juicio, haber participado en la agresión.

Los acusados niegan que participaran en la agresión a los guardias de Alsasua
El juicio por terrorismo a los agresores de Alsasua, pendiente de un pacto de última hora
La Fiscalía pide 50 años de cárcel para los agresores de los guardias civiles de Alsasua

Los hechos ocurrieron sobre las 2.30 de la madrugada del sábado de ferias de Alsasua. Según el teniente, cuando el grupo estaba tomando una consumición en el bar Koxka se les acercó Jokin Unamuno, al que conocía profesionalmente de haberle visto en actos de Alde Hemendik y Ospa, movimientos de la izquierda abertzale que buscan la expulsión de la Guardia Civil y la Policía Nacional del País Vasco y Navarra.

Unamuno, tocado con una boina, fue “de los más activos al empezar la pelea, el que motivó el inicio de la pelea”, según ha manifestado. Unamuno entró acompañado por una menor, y, muy alterado, acercándole la cara a la suya le empezó a increpar.

En ese momento, los agentes comenzaron a recibir puñetazos, patadas y empujones por todo el cuerpo, especialmente en las piernas, la espalda y la cabeza. “Veo que a mi novia le zarandean, sitúo al sargento y decidimos marchar, nos cuesta, se crea un pasillo de unas veinte personas donde seguimos recibiendo golpes, y llegamos a la puerta del bar”.

Allí, había más luz que en el interior del Koxka, y el teniente pudo reconocer a Adur Ramírez y a otro joven más alto y con el pelo largo, Julen Goikoetxea, que también les estaban lanzando golpes. “Eso lo recuerdo con más lucidez”, ha afirmado el teniente, de 24 años.

Ya en la calle, otro grupo de unas 15 o 20 personas les estaba esperando. “Noto que recibo más golpes, me empiezo a aturdir, pierdo la estabilidad y me desplomo, caigo al suelo, con mucho dolor empiezo a sangrar”, ha rememorado.

“Nadie nos intentó ayudar. Nadie se acercó a mí. La única que yo recuerdo que estaba cerca fue Mari Jose [su novia], que en un momento se puso encima mía cubriéndome pidiendo que pararan, que pararan, por favor”, ha señalado.

El teniente, natural de Valencia, llevaba casi un año al frente del cuartel de Alsasua cuando ocurrió la agresión. En el inicio de su declaración, ha recordado el clima “peculiar” que imperaba en la localidad, con fuerte implantación de la izquierda abertzale.

“Había lugares donde se podía acudir y otros donde no entraría porque me lo desaconsejaban o no me iba a encontrar a gusto, o me iba a sentir observado y no bien recibido. También había lugares donde te sentías más arropado, hoy ni eso”.

Compañeros que llevaban más años que él en Alsasua le advertían de que “anduviera con cuidado”, que “no sacara" a su familia "por el pueblo” y que “siempre fuera acompañado, solo nunca”.

Pese a estas prevenciones, durante su estancia en la localidad navarra el teniente intentó acercar a la Guardia Civil a la población. Para ello, y con la colaboración del párroco de la iglesia de los Capuchinos, organizó una jornada de puertas abiertas del cuartel a la que acudieron unas 50 o 60 personas.

Un grupo de Alde Hemendik, ha recordado, “empezó a increpar a la gente que había acudido, a las madres que habían ido”. Algunas personas se mostraron incómodas porque una fotógrafa estaba tomando imágenes de los asistentes.

El segundo acto de acercamiento fue el 12 de octubre, tres días antes de la agresión, con motivo de la festividad de la Virgen del Pilar, patrona del cuerpo. “Tuvimos una problemática similar, en la puerta de la iglesia pintaron Alde Hemendik (fuera de aquí, en euskera).

Tratamos de borrarlo, y el párroco nos dijo que no nos preocupáramos, que se tenía que ver la vergüenza que había allí”, ha recordado la víctima.

Durante el vino posterior a la misa, un grupo de asistentes se acercó al teniente para decirle que un grupo estaba a la puerta de la parroquia increpando a los que entraban al acto. “En ese grupo reconocí a Jokin Unamuno”, ha afirmado.



Mi Firma


G R A Z I A
Grazia esta en línea ahora   Responder Citando
Subir


Antiguo 18/04/2018 a las 13:57 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #32
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 92.447
Gracias: 1.034
Agradecido/a 772 veces en 756 mensajes.
Poder de Credibilidad: 1951
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Respuesta: ALSASUA. 2 Guardias Civiles fuera d servicio con sus parejas brutalmente agredidos. Juici




El Mundo

Una de las chicas víctima de Alsasua, en la Audiencia Nacional: "Los agresores fueron muchos más"


TRIBUNALES
MARISA RECUERO
Madrid
17 abr. 2018 18:47

El sargento agredido en Alsasua: "Algunos jaleaban y había bastantes móviles grabando"

Los agresores de Alsasua admiten "enfrentamientos verbales" con la Guardia Civil pero niegan los golpes

HEMEROTECA: Dos detenidos por agredir a dos guardias civiles fuera de servicio y sus parejas en Alsasua (Navarra)


"Hay personas que no he acusado porque no estoy segura al 100% de que estaban allí" y "hay testigos de parte que van a venir [a declarar en el juicio] y que estoy segura al 90% de que estaban allí, pero por el 10% que no estoy segura, no están aquí".

Así respondió la pareja del teniente de la Guardia Civil agredido en Alsasua (Navarra), en la madrugada del 15 de octubre de 2016, en la segunda sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por el caso de las agresiones que dos agentes de este cuerpo policial y sus respectivas parejas sufrieron en un bar de esta localidad.

La compañera sentimental del agente, oriunda de Alsasua pero residente ahora en otra ciudad de España "por miedo a volver", dejó claro al tribunal que preside la magistrada Concepción Espejel que "fueron muchas más personas" las que participaron en las agresiones.

Conviene advertir de que esta testigo, que declaró tras un biombo para proteger su intimidad ante los acusados, es una persona clave en este juicio, ya que es la única de los cuatro agredidos que vivía desde siempre en el pueblo y conoce a los vecinos.

"No sólo estaban agrediendo a los guardias civiles, también me estaban agrediendo a mí", respondió a preguntas de la abogada de uno de los acusados.

La pareja del teniente reconoció los golpes que recibieron este agente y su compañero, así como la novia de este último, y declaró que su "prioridad era repeler golpes" e intentar que no agredieran "con tanta intensidad" al teniente.

"Él sangraba y la gente seguía pegándole patadas en el cuerpo. Tenía roto el tobillo y la gente seguía", relató a preguntas del representante del Ministerio Público, José Perals. "Mi mayor preocupación era él", reconoce, asegurando que a ella le pegan y se levanta "para seguir protegiendo" al teniente de los golpes.

"Recibimos golpes directos e indirectos, tanto Pilar como yo", en referencia a la pareja del sargento agredido. "Yo lo que recuerdo más es el odio y la saña con la que le daban a Óscar en la cabeza", resalta en relación a las agresiones que recibió el teniente.


"Por él empezó la agresión y estamos aquí"

La pareja del teniente identificó a los acusados -hay ocho personas sentadas en el banquillo por delitos de lesiones terroristas y amenazas terroristas-, señalando a Ohian Arnanz como el presunto agresor que lo hizo "con más saña", el "más alterado", según la testigo, y a Aratz Urrizola, como una de las personas que agredió a los agentes fuera del bar.

En el caso de Jokin Unamuno, declaró que "por él empezó la agresión; por él estamos hoy aquí; agredió tanto fuera como dentro del bar" y en cuanto al acusado Jon Ander Cob aseguró que estaba dentro del local y "pegó dentro del bar".

La testigo señaló a Adur Ramírez de Alda como una persona que estuvo dentro y fuera del bar. "¿Está segura?", insiste el fiscal. "Sí", respondió, añadiendo que le golpeó "a todos". "Perdona que insista, ¿está segura?", repregunta el fiscal Perals. "Sí", sentenció la testigo.

Conviene recordar que Ramírez de Alda declaró no haber estado en el bar y haberse ido a casa.

En cuanto a Iñaki Abad y Ainara Urquijo, sobre el primero declaró que no le vio agredir a los agentes y sobre la segunda, que no la conoce.

"Desde aquel día perdí mi vida, perdí mi hogar y perdí todo", manifiesta la pareja del teniente al tribunal, no sin advertir de que le han puesto pancartas "día sí día no".

En este sentido, recuerda una en la que decía: "El pueblo no perdona".

La siguiente en declarar fue la pareja del sargento de la Guardia Civil también agredido. "Al teniente le pegan por todos lados", relata, a preguntas del fiscal. "Empiezan a patearle", prosigue. "Yo también soy golpeada con la misma brutalidad".

Pilar, que es como se llama esta testigo, describe que "Marijose [la pareja del teniente] estaba en el suelo pidiendo por favor, por favor" que cesaran los golpes.

"Hijos de puta, te lo tienes bien merecido, perros", enumera algunas de los insultos que asegura escuchó de las personas presentes.

"Estás muerto por ser guardia, tienes lo que te mereces... Lo gritaban a voz viva", recuerda.

Esta testigo acusó a los presuntos agresores de mofarse de ella. "¿Qué estás llorando? Pues ya sabes lo que te pasa", recuerda las palabras que escuchó cuando estaba dentro del coche que le sacó del lugar de los hechos.



Mi Firma


G R A Z I A
Grazia esta en línea ahora   Responder Citando
Subir


Antiguo 05/05/2018 a las 21:15 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #33
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 92.447
Gracias: 1.034
Agradecido/a 772 veces en 756 mensajes.
Poder de Credibilidad: 1951
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Respuesta: ALSASUA. 2 Guardias Civiles fuera d servicio con sus parejas brutalmente agredidos. Juici




Visto para sentencia el juicio a los agresores de los guardias civiles de Alsasua

Las defensas piden la absolución de los ocho acusados y tildan de «intolerable» la «banalización» del concepto de terrorismo


Nati Villanueva
Madrid
04/05/2018 14:50h



El juicio contra los ocho acusados de propinar una paliza a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua en 2016 ha quedado visto para sentencia después de que las defensas hayan concluido este viernes sus informes definitivos, en los que han pedido la absolución de sus clientes.

Los acusados, que han renunciado a hacer uso de su derecho a la última palabra, se enfrentan a penas de 50 años de cárcel por terrorismo y lesiones.


Como el día anterior, las defensas han intentado desvirtuar los informes médicos de los agredidos y han calificado los hechos como unas lesiones leves: «La agresión multitudinaria y salvaje de la que habla la Fiscalía es incompatible con el cuadro que presentaban estas cuatro personas», ha sostenido este viernes la defensa de Jon Ander Cob, uno de los ocho procesados.

En el trámite de conclusiones definitivas la letrada ha concluido que el único que presentaba lesiones reseñables era el teniente, con fractura de un tobillo y una herida en el labio.

Por su parte, las policontusiones del sargento pudieron responder, ha dicho, al «enzarzamiento» que tuvo fuera del local con otra persona y no a los hechos que se juzgan aquí, ha dicho. «Una paliza como la descrita por el Ministerio Público exigía lesiones en las extremidades superiores y en el tórax, y no fue el caso».


Odio al colectivo

Para las defensas, ni hay terrorismo ni tampoco delito de odio, pues la «supuesta agresión» no tiene nada que ver con motivos racistas, antisemitas, de identidad sexual o discapacidad de ningún tipo. La circunstancia de ser guardia civil «no está tasada en ningún artículo», ha dicho la abogada.

Por su parte, la letrada de Adur Ramírez de Alda, considerado, junto con Jokin Unamuno, uno de los promotores de la paliza, ha sostenido que cuando sucedieron los hechos, el procesado ya estaba en casa y que la identificación que de él se ha hecho como uno de los participantes en la agresión es errónea.

Además, ha puesto en duda que después de una paliza en la que participan 25 personas «golpeando brutalmente» a cuatro personas la lesión más grave sea una rotura de tobillo. A su juicio, lo que muestran imágenes y testimonios «difieren mucho de la magnitud e intencionalidad que se atribuye a los hechos».

El abogado José Luis Galán denunció que en este procedimiento hay una «desproporción absoluta en la petición pena», así como «anomalías en la investigación y una arbitraria imputación de responsabilidades individuales» a los procesados.

«En el mundo del derecho, el terrorismo ha causado también efectos negativos», ha dicho Galán, para quien las normas creadas exprofeso para combatir este fenómeno han limitado claramente derechos, como a su juicio se ha visto en este caso.

Según Galán, la estrategia en la que los informes policiales enmarcan la actuación de los procesados, como próxima a ETA, nada tiene que ver con la realidad. Los procesados, ha dicho, no pertenecían a ninguna «organización satélite» de la banda ni a la izquierda abertzale, con lo difícilmente se puede hablar de integración o colaboración con la organización terrorista.


«Resucitar fantasmas»

«España ha conocido el terrorismo de ETA, de los Grapo, de los GAL, el yihadista... España sabe lo que es terrorismo y también sabe lo que no lo es», y aunque no se debe olvidar el relato del pasado para aprender de él, «una cosa es no olvidar y otra resucitar el fantasma de lo felizmente acabado, retorciendo» el ordenamiento jurídico. «Es intolerable cualquier banalizacion del concepto de terrorismo», ha insistido el letrado.

Galán ha argumentado que el movimiento «Que se vayan» es diverso y disperso y que el movimiento a favor del repliegue de la Guardia Civil nació ya en los años 60. «No hay un pueblo del País Vasco y Navarra que no haya coreado esta canción», ha dicho el letrado.

A su juicio, las acusaciones han apelado al delito de terrorismo para forzar la competencia de la Audiencia Nacional y así «jugar en casa», cuando se da la paradoja de que ni siquiera el hecho de que un jefe de ETA hubiera agredido a un guardia civil se habría calificado de terrorismo.



Mi Firma


G R A Z I A
Grazia esta en línea ahora   Responder Citando
Subir


Antiguo 14/05/2018 a las 12:24 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #34
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 92.447
Gracias: 1.034
Agradecido/a 772 veces en 756 mensajes.
Poder de Credibilidad: 1951
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Respuesta: ALSASUA. 2 Guardias Civiles fuera d servicio con sus parejas brutalmente agredidos. Juici




El Mundo

María José, agredida en Alsasua: "Tenemos que dejar el pueblo, gana el terror, gana el miedo"

NAVARRA
FERNANDO LÁZARO
Pamplona

14 may. 2018 11:48



María José posa para el artículo. Teme sufrir más represalias si da la cara. JAVI MARTÍNEZ

María José, novia del teniente de la Guardia Civil de Alsasua, relata el acoso a su familia para echarlos del pueblo

Alsasua, la 'patria' de María José


El 15 de octubre de 2016, con 19 años de edad, a María José le cambió la vida. «Había conocido a Óscar en mi bar. Fue como en las novelas, amor a primera vista. Nos conocimos y empezamos a salir». María José llegó a Alsasua desde Ecuador con tres años.

Óscar era el teniente de la Guardia Civil de su pueblo. «Primero vinieron mis padres y luego nos trajeron a mi hermano y a mí», recuerda en una entrevista con EL MUNDO, la primera tras el juicio en la Audiencia Nacional contra los autores de la agresión que sufrieron ella, Óscar, el sargento y su mujer.

«La vida en Alsasua, lo anormal era lo normal. Sabes que hay una especie de ley del silencio. Y te amoldas porque es con lo que has vivido siempre. No te parece extraño», explica María José de lo que era su día a día en Alsasua antes de ese 15 de octubre, de la agresión de la «otra manada». «Pero, cuando empecé a salir con Óscar sabía que íbamos a desafiar esas normas impuestas de la calle.

Sabía que no toleraban a la Guardia Civil, que quieren que se vaya». Y claro, los primeros que le advirtieron, su entorno. «Mis amigos me decían ¿ya sabes dónde te metes? Me decían que iba a tener problemas.

Y pensé... ¿voy a dejar que me digan con quien puedo o no salir? Vivimos en un mundo libre, en el que una mujer puede salir con quien le dé la gana».


Pero empezaron los cotilleos y las murmuraciones...

«Muchos me dejaron de saludar. Fui la comidilla del pueblo. Gente que te mira mal... No olvides que yo en ese momento tenía 19 años. La presión era fuerte. Un día, en la fiesta de la cerveza, me sentí ya observada, bueno, hostigada. Allí también se protesta contra la presencia de la Guardia Civil.

Yo estaba con unos amigos. Se me acercó un chico y me preguntó '¿tú sales con un madero?'. Yo lo negué, le dije que no, porque en ese ambiente, con todos pidiendo que se fuera la Guardia Civil, me dio mucho miedo».

Denuncia que sus padres recibieron amenazas para que no identificara a los agresores en la Audiencia Nacional

Recuerda que el viernes anterior a la agresión, estuvo con Óscar tomando un «pintxo-pote» junto a la otra pareja agredida, el sargento de la Guardia Civil y su mujer, Pilar. Acudieron al bar de uno de los procesados.

«Al entrar, unos jóvenes nos señalaron, poniendo las manos como si fueran una pistola. Entiendo que para alertar de que eran guardias. Los nuestros estaban de espaldas. No le di mayor importancia».

Su relato se entrecorta de vez en cuando. Enmudece al recordar esos «terribles» meses tras la agresión. «Desde fuera se ve diferente, pero desde dentro sabes lo que toca asumir. Eso es lo triste, que tengas que asumir como normal algo que se ve desde fuera como lo que es: una coacción, un comportamiento machista».

Y recuerda aquella noche del 15 de octubre. «No quiero entrar ya en detalles que expuse en la Audiencia Nacional porque fue muy duro. Me sentí acosada y hostigada por los abogados de los procesados. Trataron de demoler mi declaración. De aquella noche aún me cuesta mucho hablar.

Jamás se me va a quitar de la cabeza el odio, las miradas de odio, la rabia, la saña, y el rencor. Esas miradas... La fuerza con la que pegaban. Llegó un punto en que pensé que mataban a Óscar.

Veía que lo podían matar: tendido en el suelo y la gente pateándole la cabeza, eso se me quedará siempre, con esas miradas de odio, con la boca sangrando. Me tiré encima, recibí todo tipo de golpes. Tengo pesadillas con esas imágenes. A mí me agarraron del cuello con una fuerza tremenda, era la fuerza del odio».


La mirada de María José, la mujer que fue apaleada en Alsasua junto a un teniente y un sargento de la Guardia Civil. | JAVI MARTÍNEZ

María José no se ha recuperado. Sabe que le queda una larga travesía. «Sigo en tratamiento y sigo teniendo pesadillas. Al principio me levantaba con sudores, no podía dormir.

Tuve un episodio en el que no pude pillar sueño desde un sábado hasta un miércoles, incluidos los dos. Pasé una etapa en la que no podía estar en sitios cerrados y con mucho bullicio. Todo me recordaba lo mismo, aquella pesadilla».

Para María José, si duro fue el día de la agresión, demoledores el resto de los días a partir de aquella noche. «Antes de que los hechos fueran calificados de terrorismo, ya comenzaron las pancartas. Desde el minuto uno se nos estuvo atacando, a mí y a mi familia. Se movilizaron, hicieron manifestaciones ilegales.

Pasados tres días, estando en casa, pasaban manifestándose por la puerta y nos gritaban... 'policías, asesinos a sueldo, esbirros del poder'. Nos chillaban, nuestros vecinos, 'fuera de aquí'. Todo frente a mi portal, a mi balcón».

"He perdido a todos mis amigos; algunos han secundado las protestas contra mí"

El miedo fue creciendo. «La campaña de acoso aumentó. Hace unos días arrancaron de cuajo el retrovisor de mi coche y lo han destrozado. Mi vida en Alsasua se basaba en estar en casa, sin apenas salir.

Iba y venía de mi casa al bar en coche. Hablamos de un recorrido andando de cinco minutos.

Estaba secuestrada en Alsasua, en mi pueblo. Me sentí enjaulada. En cuanto pisaba la calle, sentía las miradas de odio. Y así consiguen hacerte daño, meterte el miedo».

La ausencia de solidaridad en el pueblo ha sido casi absoluta. Entiende que de unos, porque están con ellos. Y la gran mayoría, por miedo, por estar bajo el yugo de la «dictadura que ellos imponen».

«Yo perdí a todos mis amigos, personas con las que estaba desde los tres años. Cuando se produce la agresión, pierdo a ciertas cuadrillas de amigos.

Cuando se hacen las detenciones, ya pierdo a todos, algunos, incluso, han secundado las protestas contra mí. Se dejan llevar por la presión y el miedo. Puede más el querer ser aceptado».

Y vuelve a las amenazas directas tras la actuación policial contra los agresores. «Carteles en mi casa, en mi portal, en mi buzón, en la taquilla de trabajo de mi padre...

'Dejadnos en paz', 'fuera de aquí', en el portal, en el bar... día si y día también. Las quitabas y al día siguiente las tenías de nuevo, y más grandes.

Ahora menos, porque son muy listos y saben que no es el momento de que aparezcan fotos amenazantes.

El pueblo está en el punto de mira de la prensa. No les interesa sacar muchas pancartas ahora, con lo de la disolución de ETA. Pusieron una enorme en frente del bar Koska [donde comenzó la agresión]. 'Gracias', y con una imagen tremendamente intimidatoria de encapuchados».


"Amenazaron a mi padre, le dijeron que me tenía que callar la puta boca en el juicio"

«Era mirar por mi balcón y encontrarme pancartas enormes: 'Estamos con vosotros' y los nombres de ellos, de los que me agredieron.

La que más me dolió, la que colgaron de unos mástiles en la que, además de dar apoyo a los presos, añadía... 'el pueblo no perdona'. Me afectó muchísimo. No entendía qué es lo que el pueblo no puede perdonarme».

Se queja del poco respaldo que ha sentido por parte de las instituciones. «No he recibido ningún tipo de solidaridad por parte del Ayuntamiento de Alsasua, de nadie del Ayuntamiento.

Nadie me ha llamado para preguntarme cómo estoy. Barkos [Uxue Barkos, presidenta de Navarra] estuvo en Alsasua, en el ayuntamiento, se hizo fotos con los familiares de los detenidos dándoles su apoyo. El Gobierno de Navarra nos hizo una visita exprés, con una Barkos un poco forzada, y nada más».

Sigue sorprendida por el apoyo político e institucional hacia los agresores y el silencio con los agredidos. Pero aún le sorprende más que no haya recibido respaldo por ser una mujer agredida. «Los guardias civiles están preparados para aguantar esta presión.

¿Pero una mujer de Alsasua está preparada para ese acoso? En una concentración en Pamplona estuvieron el colectivo LGTBI y colectivos feministas en favor de los agresores.

Me dolió mucho. Yo sí me considero una feminista, apoyo a mis hermanas y reivindico nuestros valores. Yo, como tal, aunque no he recibido apoyo de ningún grupo de ésos, me he manifestado en contra de la sentencia de La Manada.

Y aunque no he recibido el apoyo de las mujeres, de mis 'hermanas', no voy a dejar a un lado a las demás víctimas, porque lo último que quiero es que a ninguna otra víctima se le juzgue, no se le crea, o que se le deje completamente sin apoyos. Porque, el acoso lo he recibido yo, han atacado a una mujer que ha ejercido su derecho individual a estar con quien le da la gana».

Y llegó al máximo de aguante. «Hubo un punto en que no podía más, no veía ninguna salida y me tentó un comportamiento egoísta, aliviar mi dolor, que me dejasen en paz. Porque ya eran amenazas constantes, de muerte, por redes sociales. Me llamaban a mi móvil desde números ocultos...

Quería que todo se acabase. Pensé muy seriamente que no podía continuar. Con 19 años me quitaron las ganas de vivir. Me rompieron la ganas de vivir, de seguir adelante, me rompieron el futuro, me rompieron todo», de nuevo irrumpen sus lágrimas. «Me han roto la vida entera.

Estoy intentado rehacerme, pero no me dejan. ¿Cómo puedo hacer una vida fuera si todavía tengo a mis padres sufriendo el acoso diario en Alsasua? Mis padres siguen allí. ¿Cómo puedo empezar desde cero sabiendo que mi familia está acosada allí? Me han robado el tiempo con ellos. Me han robado mi vida en familia».

Y tiene claro por dónde empieza su nueva vida. «Para reconstruir todo hay que marcharse de allí. Me duele mucho. Era mi pueblo, mi hogar, mi vida, mi todo, pero no podemos estar allí. No puedes vivir siempre con la tensión. Tenemos que irnos de Alsasua».

Es muy gráfica con la solución final a su caso: «Gana el terror, gana el miedo. Desafortunadamente, con mucho dolor lo digo, en mi caso han ganado, me han ganado. Pero también he vencido. Difícil de explicar pero también siento que, pese a que me han echado, no he dejado que me derroten del todo. He sido libre.

He podido tomar mis decisiones, el ser libre. Y sí, ETA ya no dispara, pero te mata igual. ETA no dispara pero te mata. Yo estuve muchos meses muerta, no era yo. No quería ser yo, no veía salida, me habían matado. No dispara pero mata y lo hace de una forma más cruel», relata.

"Han atacado a una mujer por ejercer su derecho a elegir con quién quiere estar"

María José quiere cerrar página, no olvidar, pero intentar «recuperar mi vida, que me la han secuestrado. «Estaré totalmente tranquila cuando saque a toda mi familia de allí, cuando estemos todos a salvo», concluye.

«Mis padres han puesto ya varias denuncias. Les han rajado todo el lateral del coche, les han roto máquinas de su bar, este miércoles, el retrovisor del coche... Para dejarnos claro que no se olvidan de mí».

Pero, sin duda, el aviso más grave lo recibió su padre el día en que María José tenía que acudir a la Audiencia Nacional para identificar a los presuntos agresores. «Ese día, un compañero de trabajo de mi padre, que dijo hablar en nombre de los padres de los agresores, le dijo que si yo ese día no reconocía a ninguno de ellos, se acabaría todo... haciendo referencia a que nos dejarían en paz.

Pero que si no... no terminó la frase, en una clara amenaza. Me puse mala. La tesitura era ésta: si hablo, fastidio a mi familia, si me callo, dejo en libertad a mis agresores y se salen con la suya. Me quedé en blanco.

Empecé a llorar. Todo me venía grande. Estaba aterrada.

Decidí que la verdad siempre por delante. Mi padre no quiere hacer público el nombre de esa persona porque sigue viviendo y trabajando allí. Le pintan la taquilla con amenazas y le ponen carteles. Le dicen 'dile a tu hija que se calle la puta boca, que nos deje en paz, que ya le vale', cosas así».


El caso Alsasua


El juicio y la acusación.

Los ocho acusados por agredir a los guardias y sus parejas el 15 de octubre de 2016 en Alsasua se enfrentan a penas que oscilan entre los 12 años y medio y los 62 años de cárcel por delitos de lesiones y amenazas terroristas


El traslado del oficial.

Óscar, el teniente de la Guardia Civil que sufrió más heridas a consecuencia de las agresiones de los radicales, fue trasladado a otro destino cuando se recuperó de sus heridas, por las que fue operado.


La presencia de Interior.

El Ministerio del Interior envió al juicio por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas a la directora general de apoyo a víctimas del terrorismo, Sonia Ramos, y a la asistente social que atendió a los agredidos.



Mi Firma


G R A Z I A
Grazia esta en línea ahora   Responder Citando
Subir


Antiguo 01/06/2018 a las 13:45 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #35
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 92.447
Gracias: 1.034
Agradecido/a 772 veces en 756 mensajes.
Poder de Credibilidad: 1951
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Respuesta: ALSASUA. 2 Guardias Civiles fuera d servicio con sus parejas brutalmente agredidos. Juici




La Audiencia condena a fuertes penas a los agresores de Alsasua, pero no ve terrorismo

Los magistrados establecen fuertes penas, que van de los dos a los 13 años, para los ocho acusados de agredir a dos guardias civiles y a sus novias en la localidad navarra


Tono Calleja
vozpopuli
01.06.2018 - 13:07

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a los ocho acusados de la agresión de Alsasua contra dos guardias y sus parejas a penas que van de los dos a los 13 años de cárcel, según una nota hecha pública este viernes.

Un vídeo muestra un momento posterior a la pelea de Alsasua: "Tú vas uniformado y deberías dar explicaciones"

Los magistrados les condenan por delitos de atentado a los agentes de la Autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas.

La Sala rechaza las acusaciones de delitos terroristas al considerar que no ha quedado acreditada la finalidad terrorista de la acción y tampoco la vinculación de los acusados a organización terrorista.

Pero por la gravedad de los hechos y porque se cometieron por motivos ideológicos y de animadversión a la Guardia Civil, la Sala aplica las agravantes de abuso de superioridad y de odio e impone las penas máximas previstas en el Código Penal.



Mi Firma


G R A Z I A
Grazia esta en línea ahora   Responder Citando
Subir


Antiguo 14/06/2018 a las 22:05 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #36
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 92.447
Gracias: 1.034
Agradecido/a 772 veces en 756 mensajes.
Poder de Credibilidad: 1951
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Respuesta: ALSASUA. 2 Guardias Civiles fuera d servicio con sus parejas brutalmente agredidos. Juici




OKDIARIO

La Fiscalía recurre la condena de Alsasua al ver terrorismo en la paliza a los guardias civiles


OKDIARIO
14/06/201821:37

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha recurrido ante la Sala de Apelaciones la sentencia que condena a ocho proetarras de Alsasua (Navarra) por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas el 15 de octubre de 2016, al entender que los hechos deben ser calificados como terrorismo.

El Ministerio Público pedía para los ocho acusados penas de entre 12 años y medio y 62 años y medio de cárcel por delitos de lesiones y amenazas terroristas, pero finalmente la Sección Primera de la Sala de lo Penal les condenó a entre 2 y 13 años por atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas.

Aunque los magistrados impusieron las penas más altas contempladas para los citados delitos, no creen que deban ser penados por los delitos terroristas porque que “no ha quedado plenamente acreditado la finalidad terrorista de su acción y tampoco su vinculación o pertenencia a ETA”.

El tribunal está de acuerdo con la Fiscalía y las acusaciones particulares y populares con que la agresión de Alsasua no fue una mera pelea de bar, pero no estima que los condenados “tuvieran la clara intención y finalidad de llevar a cabo alguno de los postulados de la banda terrorista ETA ni que hubieran asumido en aquella época tales postulados”.

“Por lo tanto, no resulta probado que tuvieran intención subvertir el orden constitucional o alterar gravemente la paz pública o provocar el terror en la gente en la localidad de Alsasua”, explica la Sala en su sentencia.


“Pensamiento único”

Sin embargo, la opinión del fiscal José Perals es bien distinta. A su juicio, “se trató de un ataque premeditado y con una finalidad clara, demostrar que quien manda en Alsasua es el ‘pensamiento único’ y excluyente de determinadas personas que tienen secuestrada y atemorizada a parte de una población que no piensa como ellos”. Además, la agresión “sirve de aviso al resto de la población de que esas personas deben ser excluidas”.

El fiscal recuerda en su escrito que la propia sentencia en la que no se estima terrorismo sí aprecia en los ocho condenados una actuación “impregnada por una motivación ideológica derivada de la dinámica de la izquierda abertzale impulsada por el movimiento Ospa, que era uno de los movimientos a su vez impulsados por el frente de masas de ETA” que defiende la expulsión de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado del País Vasco y Navarra.

“Todo ello lleva a la conclusión de que lo que ocurrió en Alsasua la noche del 15 de octubre de 2016 no fue una pelea de bar ni una trifulca. Fue una agresión planificada y organizada contra dos miembros de la Guardia Civil y sus parejas con una finalidad terrorista. Con la finalidad de expulsar a los miembros de la Guardia Civil de un territorio que los acusados consideran suyo de una manera excluyente, atemorizando además a una parte de la población que no piensa como ellos”, explica Perals.


Terrorismo de baja intensidad

Aunque la sentencia de la Sala de lo Penal remarca que en el año en que ocurrieron los hechos ETA ya había anunciado el cese de su actividad terrorista, la Fiscalía remarca que aún “persiste una herencia de décadas de terror” que se puede calificar de “terrorismo de baja intensidad” que no es “sino una prolongación del que durante décadas ha imperado en el País Vasco y Navarra y que también se trasladó al resto de España e incluso a Francia”.

“ETA no es una simple organización de pistoleros. Es un entramado mucho más complejo que conformaba tres frentes principales: el de masas, el institucional y el armado”, explica.

El fiscal reprocha que la sentencia “dice que todo lo anterior es pasado y que los acusados ni siquiera eran mayores de edad cuando en el 2011 la banda terrorista manifestó que abandonaba la lucha armada”.

En su opinión, esto “es cierto”, pero “no impide que todo este ideario que se ha ido consolidando haya finalmente calado en la mentalidad de estos jóvenes, herederos de que las ideas políticas pueden defenderse mediante la violencia y que los hayan llevado a la práctica con la finalidad ideológica de la organización terrorista”.

Además, subraya que en el año 2016 ETA había declarado el cese de su actividad armada, pero todavía “existía y, con independencia de que posteriormente haya o no declarado su disolución, imponía su ideología”.

De hecho, recuerda Perals en varias ocasiones en su escrito que dos de los condenados, Jokin Unamuno y Adur Ramírez, se habían mostrado “especialmente activos” en el movimiento Ospa, tal y como también destaca la sentencia de la Sala de lo Penal.

Y así, añade el fiscal, el “ideario o finalidad del movimiento ha sido impulsado mediante la creación de un clima de terror y coacción que desembocó finalmente en el acto de violencia” que fue la agresión del 15 de octubre en Alsasua, que califica de “salvaje y bárbaro”.

“Esa violencia directa y física lo que pretende es implantar el miedo, generando una sociedad atemorizada en la que los violentos y los radicales, los que prefieren la fuerza física a la palabra, la coacción al diálogo, vencen gracias al clima de terror que previamente han generado.

Y sólo en momentos muy concretos y gracias a la valentía de determinadas personas se puede vencer ese terror de la población”, apunta el recurso.
Cree que ETA se disolvió por la presión

ETA anunció su disolución a principios del pasado mayo, cuando se estaba celebrando el juicio de la agresión de Alsasua, y el Ministerio Público opina que lo hizo entonces, entre otros factores, “por la presión” de este procedimiento, pero destaca que esto no quiere decir que los actos ocurridos en la localidad navarra “dejen de ser terroristas”.

“Si una acción violenta se comete con una motivación ideológica impulsada por una organización terrorista, dicha acción constituye terrorismo aunque el sujeto no esté integrado en una organización terrorista”, remarca.

Para el fiscal, los condenados “atacaron el bien jurídico protegido de autoridad, pero hubo algo más, una finalidad de asegurar una política de coacción e intimidación contra los guardias civiles y sus familias para que no puedan relacionarse ni vivir en aquellos territorios que consideran suyos”. “Y esta es la finalidad terrorista, conseguir mediante la violencia el éxito de unas ideas políticas”, concluye.



Mi Firma


G R A Z I A
Grazia esta en línea ahora   Responder Citando
Subir


Respuesta

Herramientas
Desplegado

Permisos para publicar mensajes
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los BB code están Activado
Los Emoticones están Activado
El código [IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al foro


La franja horaria es GMT +2. Ahora son las 19:27.


Powered por vBulletin™ Version 3.8.4
Copyright © 2018 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
Traducido por vBsoporte - vBulletin en español
Style "Blue-sun" By: elduque para Solforo