Retroceder   Solforo >
Deportes
> Otros deportes
Username
Password



Respuesta
 
Herramientas Desplegado
Antiguo 16/06/2013 a las 13:36 horas, Grazia  escribió lo siguiente:
  #1
Grazia
A por todas.... Siempre adelante....
 
Avatar de Grazia
 
Soy miembro desde el: 25/feb/2013
Ubicación: en varios sitios
Mensajes: 106.954
Gracias: 1.126
Agradecido/a 882 veces en 863 mensajes.
Poder de Credibilidad: 2260
Grazia tiene un espectacular aura a su alrededorGrazia tiene un espectacular aura a su alrededor
Predeterminado Grandes gestas deportivas. Los 8 que pasaron la frontera con Nadal




Las otras ocho cimas

Ángel González | Madrid


La Octava Maravilla no es ciencia ficción. Lo fue hasta las 17.30 horas del 9 de junio de 2013 porque ningún mortal hizo ni en Roland Garros ni en ningún Grand Slam (Wimbledon, Australia y EEUU) lo que Rafael Nadal Parera (Manacor, 3 de junio de 1986).

La zurda mitológica de la tierra mutaba en un espécimen aún más único —por si no lo era ya— al ganar ocho veces el mismo 'Grande', para más inri después de estar siete meses alejado de las pistas y tras una semifinal catártica contra Djokovic. Vaya por delante que los 17 grandes de su amigo Roger Federer (siete Wimbledon) o los 14 del norteamericano Pete Sampras son los únicos Everest del tenis que le quedan por escalar. Espacio y tiempo, a sus 27 años está a cinco —para él "los 17 de Federer están a años luz"—. O no será así si las lesiones y sus rodillas le respetan. Multiplicar por ocho un lugar común de la gloria distingue a su ADN ganador entre lo más ilustre de los fuera de concurso.

Valga como excusa este juego de los ocho para emparentar su gesta con otras tantas fronteras míticas de la Historia del deporte al margen de la raqueta.






ALI. 'GOAT, ASÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO':

'The Greatest of All Time', GOAT, su lema, su ego y su propaganda que él no se cansó de proclamar al mundo. El primero en conquistar tres veces el cinturón de los pesados, derrotando a los colosos en la edad dorada de su categoría, cuando los puños eran mitad martillos y mitad cañones y las batallas a 15 asaltos entre gigantes que no se evitaban en la cumbre de su genio, su poderío y su fuerza. Pero Ali no necesita de los récords para ser quien más ha trascendido la historia de deporte alguno. Será por el mayor carisma que jamás nadie ha tenido, por las dimensiones colosales en la victoria y en la derrota, por su estilo híbrido de mariposa-avispa, por su verbo, gracia y sus rimas y motes irrepetibles, por oponerse a la Guerra de Vietnam con todas sus consecuencias, por volver dos años y medio después y recuperar la púrpura del boxeo, lo que era suyo.

Por mil y una razones, nadie, ninguno como él, ni en la salud ni en la enfermedad, la dimensión de un hombre se mide por la talla de sus enemigos y Ali los tuvo formidables en el ring y en la vida.

Entre sus peleas más memorables destacan 'Las Tres Pirámides' del boxeo -sus tres peleas contra Frazier (1971, 1974 y 1975), sobre todo 'Thriller in Manila'-, sus dos combates contra Sonny Liston (1964 y 1965), o el inolvidable 'Rugido de la Jungla' (1974) cuando los guantes de George Foreman eran el arma más temida del planeta.





JORDAN: 'LOS 6 ANILLOS DE SU MAJESTAD EL AIRE':

Le costó sudar el primero para liderar a los Bulls con tres consecutivos (1991, 1992, 1993). Se retiró por la muerte de su padre, probó el béisbol, pero volvió a su lugar con tres más (1996, 1997 y 1998), coronados con un epílogo irrepetible del robo y la canasta final contra Utah. El hombre que se suspendía del aire promedió 30,1 puntos por partido y ensanchó los límites de la gravedad y la plástica en movimiento. Además, también suyos son dos oros olímpicos, 10 títulos de máximo anotador NBA, 5 MVP de la temporada, 6 MVP de las Finales, 10 veces en el mejor quinteto de la NBA en diez ocasiones, nueve veces en el defensivo, líder en robos de balón durante tres años, un galardón al mejor defensor de la temporada... Tiempos que nadie definió mejor que un enemigo como Larry Bird cuando 'dios se disfrazó de jugador de baloncesto'. Disfruten el vídeo.






PHELPS: 18 OROS DE SUS 22 MEDALLAS OLÍMPICAS:

El norteamericano de Baltimore quitó a Mark Spitz el dorsal nº1 de los superpeces de todos los tiempos con una pila de medallas suficiente como para hacerse un rosario. Y, como Nadal supera los contratiempos, -en caso su batacazo en su estreno en los 400 estilos contra Ryan Lochte y otros (quedó fuera del podio)- su orgullo lo espoleó en busca de la leyenda que perseguía en Londres: ser el único humano -hombre o mujer- con más medallas en la historia de los JJOO. Allí, en el Centro Acuático, se despidió de la natación con 22 -18 oros, en tres Olimpiadas- para los restos, dejando atrás los 18 metales de la gimnasta soviética Larisa Latynina. En su última cosecha olímpica nadó hacia 4 oros (100 mariposa y en 200 estilos, 4x100 estilos y 4x200 libre) y dos platas más: en su especialidad, los 200 mariposa y el 4x100 libre. En fin, que dejó su deporte huérfano de lo más grande que se había visto nunca, sólo como los animales fuera de concurso saben y pueden, con 27 años, una edad en la que a los mitos acuáticos los jubilan las nuevas generaciones. Ahí queda eso.





BOLT: DOS TRIPLES COSECHAS (100 Y 200 Y 4X100):

"Estoy en la misma categoría que Ali y Jordan", proclamó al mundo mientras en la Red se batía el récord mundial con 80.000 tweets por minuto. Poco después de su oro olímpico en 100m y 200m de Londres ya ni le valía compararse con la 'Santísima Trinidad' del atletismo norteamericano: Jesse Owens, Michael Johnson y Carl Lewis. Un pasó más allá, en la vitrina más intocable, más allá de su deporte y sin fronteras. Razones tenía al repetir su triple cosecha de Pekín en Londres: 100 y 200m con dos marcones (9.62 y 19.32) sin rebajar sus récords, pero con un 4x100 con Jamaica de barrabasada coral.

Llegaba a la City con la mosca de su compatriota Johan Blake y se fue como el 'Jesucristo' de la velocidad explosiva tras repetir la misma cosecha de tres oros olímpicos, lo que nadie hizo. Cierto que no es tan completo como Jesse Owens (4 oros en Berlín 1936) ni Carl Lewis (10 medallas olímpicas),velocistas+saltadores, pero sus plusmarcas de 100 (9.58s) y 200 (19.19s) son de otros mundos y de otros tiempos. ¿Por qué no probar en el 400 e intentar batir los 43.19s de Michael Johnson? La vuelta al anillo, la prueba asesina, sería la verdad suprema para no proclamar el nombre de los otros dioses en vano.





PELÉ: LA TRIPLE CORONA DE 'O REI':

Potencia, salto, elasticidad, explosividad, anticipación, regate, habilidad técnica, disparo con ambas piernas, inteligencia... Una máquina de fútbol y de goles: 767 oficiales, que se elevan a 1284 contando los amistosos. Discusión bizantina esa de nombrar al mejor jugador de todos los tiempos, pero 'O Rei' siempre aparece entre los cuatro primeros en un club donde Leo Messi pide paso.

Lo que si es inobjetable discutir es que es el único del club de los grandes (él, Maradona, Di Stéfano, Cruyff) que ganó tres Mundiales, y eso pese a la dureza de los marcajes que sufrió en tiempos sin amarillas. Debutó con Brasil con sólo 17 años y, ya desde el tercer partido del Mundial, fue clave junto a Garrincha, Didí y Vavá para el título dejando gritos de asombro en Suecia'1958 por la belleza del juego. Lo nunca visto en Europa.

Después llegarían dos mundiales más, Chile 1962 -aquí se lesionó en el segundo partido siendo sustituido por Amarildo- y el fantástico de México 1970, como filo de cuchillo en la celebérrima delantera de los 'cinco dieces'. '¿Cómo se puede marcar a Pele?' le preguntaban sus jugadores a Menotti, que fue compañero suyo en el Santos. Y el argentino respondía: "Con una tiza".





MERCKX: 'LAS 11 GRANDES VUELTAS DEL CANÍBAL':

Ganar y volver a ganar como hábito irrenunciable. Los siete Tours de Armstrong se borraron de un plumazo, pasaron de la realidad a la mejor ciencia ficción por el dopaje. Pero antes que el americano, un belga inmortal ganó más carreras que nadie incluidas las tres grandes vueltas. La ambición ganadora en la montaña, en la crono, subiendo, bajando, llaneando, esprintando. Sus cinco Giro de Italia (1968, 1970, 1972 , 1973 y 1974), sus cinco Tour de Francia (1969, 1970, 1971, 1972 y 1974) o la Vuelta a España (1973), entre otras incontables como Campeonatos del Mundo y las mejores Clásicas. Un año indeleble: 1974, con la Triple Corona del ciclismo, al ganar dos Grandes Vueltas (Giro y Tour) y el Campeonato del Mundo el mismo curso. Su depredación -avaricia para sus enemigos- le valió el apelativo del 'Caníbal', de un superclase que despertaba tanta admiración como odio. Si él podía, nada para los demás, ya fueran rivales o compañeros de equipo de un tipo que diputaba la temporada desde las Clásicas de primavera hasta las grandes vueltas. Y hasta corría en pista.





JACK NICKLAUS: LOS 18 MAJORS DEL 'OSO DORADO':

Jack William Nicklaus, apártense que la vida es larga. Junto a Arnold Palmer revolucionó el juego de los palos y lo popularizó por EEUU elevándolo a la categoría de gran deporte y, por supuesto, meterlo de lleno en la TV de su país. 'The King' estaba en su trono en los 60, el jugador más popular, éxito puro. Sin embargo, un niño rubio cambió la tendencia a partir del Abierto de EEUU de 1962. Nicklaus, un golpe abajo el último día, forzó un playoff de 18 hoyos más ante el intocable, para ganarle por tres. A partir de ese momento, los dos dominaron el golf en la siguiente década. Y durante cinco años consecutivos, a partir de 1962-1966, fueron los dos únicos en ponerse la chaqueta verde de Augusta. Palmer (7 grandes, 4 en Augusta) iniciaba la decadencia y Jack Nicklaus comenzaba su ascenso a la inmortalidad, casi la triplicaba: 18 grandes, incluidos 6 Masters Augusta y 73 victorias en la PGA.

Otro fenómeno como Tiger Woods aún no sabe contar hasta los 18. Ni nadie.





MICHAEL SCHUMACHER: EN SÉPTIMO CIELO DE LA F1:

Nada menos que siete coronas mundiales le contemplan: dos con Benetton 1994, 1995 y un repóker en la lujosa Ferrari en 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004, sin importar el enemigo. ¿Se puede dar más en 308 Grandes Premios? Las cuentas salen a su pilotaje agresivo como irrepetibles: 91 victorias, 155 podios y 68 poles.

Su carácter competitivo y ese carisma orgullo de Kaiser le hicieron volver después de haberse retirado ya en 2006, pero en su regreso a Mercedes en 2010 se fue de vacío y con alguna polémica maniobra en las últimas tres últimas temporadas. Había que perdonarle por ser quien es. Su jubilación a los 43 años es definitiva y su nombre en el podio histórico del motor permanecerá por muchos años intocable



Mi Firma

G R A Z I A
Grazia está desconectado   Responder Citando
Subir


Respuesta

Herramientas
Desplegado

Permisos para publicar mensajes
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los BB code están Activado
Los Emoticones están Activado
El código [IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al foro


La franja horaria es GMT +2. Ahora son las 11:34.


Powered por vBulletin™ Version 3.8.4
Copyright © 2020 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
Traducido por vBsoporte - vBulletin en español
Style "Blue-sun" By: elduque para Solforo